Estadísticas de la radio en México


La revista Merca 2.0 en su número de agosto del 2012 publicó varios artículos sobre estudios de la radio. Desde cómo medir rating, la radio en el debate digital y un estudio estadístico de la radio en México. Este último tiene mucha importancia para los mercadólogos, ya que refleja la importancia y difusión de este medio.

En esta ocasión me di a la tarea de seleccionar algunos de los valores y graficarlos. Espero sean tan interesantes como lo fueron para mí.

Diapositiva2 Diapositiva3 Diapositiva4 Diapositiva5 Diapositiva6 Diapositiva7 Diapositiva8 Diapositiva9 Diapositiva10

Los números de 2012


Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2012 de este blog.

Aquí hay un extracto:

600 personas llegaron a la cima del monte Everest in 2012. Este blog tiene 11.000 visitas en 2012. Si cada persona que ha llegado a la cima del monte Everest visitara este blog, se habría tardado 18 años en obtener esas visitas.

Haz click para ver el reporte completo.

La gente con problemas auditivos no puede determinar las emociones del habla


En un estudio reciente, realizado por la Universidad Macquarie, encontró que las personas con amusia tienen problemas para reconocer señales emocionales en un discurso. Esta enfermedad es un tipo de sordera congénita que impide reconocer tonos o música y también provoca problemas con la dicción o la escritura. No sería difícil concluir que tengan problemas al oír la voz humana, ya que muchas emociones se transmiten por cambios de tono.

“Varias teorías evolucionistas asumen que la música y el lenguaje tienen un origen común” comentaron los científicos. “La sensibilidad a las emociones se deriva de la capacidad de procesamiento de la música”.

En el estudio que publicaron en Proceedings of the National Academy of Sciences compararon 96 frases, las cuales no se acompañaban de gestos o de otras señales del cuerpo. A los sujetos del estudio se les preguntó si la frase demostraba felicidad, tristeza, miedo, etc. Obviamente los que presentaban amusia no pudieron distinguir un 20% de los sonidos.

Las personas diagnosticadas con este mal tienen que compensar la falta de reconocimiento de tonos con la percepción de señales que muestren emoción.

Lo importante del estudio es que se puede suponer que la música y el lenguaje comparten mecanismos que disparan respuestas emocionales a los atributos acústicos.

Falta de entusiasmo


¿Cuántas veces la gente que oye un comercial no le presta atención? Es solamente ruido. No hay algo que la enganche.

¿Cuántas veces un buen discurso, con un excelente tema, se convierte en algo aburrido hasta el cansancio?

¿Cuántas veces, en juntas de trabajo, cuando se menciona el logro de algún proyecto o empleado, no se toma en cuenta y no se logra el compromiso del equipo?

Recuerden todo lo que perdió el presidente Obama en su primer debate.

Todo esto pasa porque las cosas se dicen sin entusiasmo.

La falta de pasión o de ánimo en un discurso o una presentación evitan que la audiencia se identifique con el expositor y mucho menos con el tema. Es uno de los pecados mortales de un conferencista o locutor.

La falta de interés o de gusto por algo se refleja inmediatamente. En el caso de un conferencista se observa porque sus facciones no concuerdan con lo que dice. Puede presentar una cara alegre en el momento de tocar algo serio, o puede estar como una roca cuando debe mostrar pasión.

Para ellos es importante hacer revisiones de sus movimientos corporales o de sus expresiones faciales para lograr empatar su imagen con la del discurso.

Como dijo Dale Carnegie “Si quieres ser entusiasta, actúa en forma entusiasta”.

Para un locutor no hay manera de mostrarlo visualmente. La forma de decir las palabras tiene que mostrar esa pasión o entusiasmo. La voz debe dar presencia (perdón maestros Resendiz pero ya parafrasee su lema).

Es por ello que:

  • Debemos entender a fondo lo que vamos a leer o decir. Hay que estudiarlo, y buscar otras ideas o fuentes alrededor
  • Saber a qué tipo de público nos dirigimos y la importancia que tendrá el discurso en su forma de pensar o sus acciones
  • Si se trata de un comercial, conocer las características o “bondades” que debemos dar al producto
  • Buscar las palabras más eficaces, que creen un sentimiento o que invoquen a la acción
  • También es importante que el entusiasmo o la pasión expresados sean adecuados. No podemos exagerar porque entonces el mensaje se oiría falso o sobre actuado.

Hay que recordar que no sólo es la forma de expresarse sino también el contenido lo que hará que las audiencias se compenetren con el mensaje.

Courage is going from failure to failure without losing enthuisasm. – Sir Winston Churchill 

Abrir la boca antes de inhalar


Ya habíamos mencionado los ruidos que se pueden hacer con la boca y que podían evitarse manteniéndola hidratada o hasta comiendo una manzana.

En esta ocasión les comentaré de un consejo que da el mismo Crispin Freeman y que realmente muchos no conocíamos y está muy fácil de hacer:

Hay que mantener la boca abierta antes de la inhalación que se hace al hablar.

Si uno mantiene la boca cerrada cuando se respira, hay que abrirla de manera rápida para comenzar a decir o leer una línea. Esa rápida apertura de la boca produce ruidos, aun cuando esté bien hidratada.

Por eso al abrirla antes de la inhalación, o manteniéndola ligeramente abierta, se asegura que no existen sonidos al hablar.

 

Para que oigan lo mal que se oyen los sonidos producidos con la boca les dejo un ejemplo de una publicación muy reconocida y con un podcast muy escuchado (mi intención no es hablar mal de nadie, sino mostrar que hasta en las mejores familias se pueden oír estos errores).

https://alfredolujan.files.wordpress.com/2012/10/clics.mp3

Nunca pedir perdón


Buenas tardes, venía a darles la presentación. No sé si me oigan atrás porque anda un poco mal el sonido. Les quería pedir perdón porque llegué un poco tarde y apenas están viendo si el proyector funciona. Así que disculpen la demora. No soy un experto en el tema pero les puedo decir…

 ¿Esa es la manera de empezar un discurso? ¿Crees que el público, ya sea presencial o los que oyen remotamente, merece este tipo de lamentos? Muchos de ellos están otorgando su tiempo, y quizá hasta su dinero, para oír la presentación, aprender o por lo menos divertirse. Con el mensaje anterior se demuestra que uno no tiene respeto a la audiencia.

En general, las disculpas de un orador se han convertido en un cliché. Muchos piden perdón por cosas innecesarias. Sobre todo que se gana muy poco con las disculpas y hasta se daña la reputación.

Autores como Diana Booher discuten esto. Comentan que una disculpa puede mostrar vulnerabilidad y con ello humanidad, y en lugar de decrecer, aumenta nuestra credibilidad por la persona.

Otros, como Scott Berkun, con el cual estoy de acuerdo, comentan lo contrario. No es posible comentar que uno está nervioso o que no es un experto en el tema. Menos que el perro se comió la tarea. La audiencia puede pensar que ni siquiera uno se tomó la molestia de prepararse adecuadamente.

Como orador se supone que tienes que llegar preparado y con tiempo para revisar el equipo o hacer pruebas de sonido. Sin embargo, no siempre se puede.

Es por ello que también existe la parte media. Andrew Dlugan escribió hace tiempo que no siempre se puede ser tan radical y a veces hay que pedir perdón. Pero antes de hacerlo hay que contestar algunas preguntas que permitirán saber si la disculpa es necesaria:

  1. ¿La audiencia se dio cuenta de lo que pasó y por lo que te vas a disculpar? Para que llamar la atención sobre cosas negativas que nadie sabe que pasaron (Ej. Se te olvidó algo o están en desorden las diapositivas)
  2. ¿Realmente uno se disculpa porque está arrepentido o porque está avergonzado?
  3. ¿Se tiene que pedir perdón por algo fuera de tu control? Tú estás hablando, no puedes controlar al mismo tiempo el aire acondicionado, la luz, el sonido, si la comida no llega a tiempo.

Como siempre tu opinión es valiosa. No te disculpes y déjanos conocerla.

Referencias de la cultura pop


Muchos autores mencionan la importancia de contar una historia para captar la atención de la audiencia. No siempre es tan fácil ni tampoco se tiene mucho tiempo. Existen otros trucos para evitar la distracción de las personas. Uno de ellos es buscar analogías y que mejor que con sucesos actuales.

Se pueden tomar referencias del clima, de las noticias o de la cultura popular. Uno de los ejemplos más presentados comentaba  que si uno era entrevistado, la prensa siempre se fijaría o citaría la frase donde se mencionara algo de la cultura pop: contratar a ese director es una decisión tan mala como contratar a Michael Jackson de niñera. La prensa no iba a dejar pasar una referencia al controversial cantante.

Es importante seguir algunos pasos:

  1. Hay que estar muy actualizado en las noticias o en el mundo del entretenimiento. Algunas referencias son fáciles, pero otras pueden notarse pasadas de moda o ya muy usadas
  2. Tenemos que pensar bien en nuestra audiencia. No todos conocen o tienen experiencia en los mismos temas. Alguien que conozca de futbol puede saber los nombres y posiciones de los jugadores, pero muchos no y la referencia puede no ser clara. Por desgracia, en nuestro país, pasa mucho con temas literarios.
  3. Si se escogen personajes tienen que ser fácilmente reconocibles.
  4. Mucho cuidado con el mal gusto. El ejemplo que tomé anteriormente  fue porque era algo que era fácilmente vinculable, pero hablar mal o hacer un comentario mordaz puede también ser contraproducente. Sobre todo si lo publica la prensa
  5. También hay que ver el nivel de la audiencia. Imagina una presentación muy refinada o con intelectuales y que oigan la crónica de una telenovela. Lo mismo sucede al contrario
  6. Política y religión son temas escabrosos. No quiero decir que hay que esconder las convicciones personales, pero hay que ver hacia que audiencia o medio estamos haciendo las declaraciones.